Ideas para reciclar desechos tecnológicos

La tecnología ha elevado la calidad de vida de las personas, pero al mismo tiempo va deteriorando el ambiente con la contaminación producida por la acumulación de aparatos y dispositivos electrónicos considerados desechos tecnológicos, una vez que han cumplido su vida útil.

La cuestión es que ignoramos cómo librarnos de ellos, pues no es tan fácil como tirarlos al basurero,  debido a que estos aparatos tienen componentes tóxicos que dañan nuestro ambiente.

Los mecanismos eléctricos y electrónicos son cada vez más numerosos e imprescindibles en el transcurrir diario.  Grandes y pequeños electrodomésticos, máquinas y herramientas, transporte y telecomunicaciones, equipos de informática, equipos médicos, equipos de audio y video, diversiones y ocio.  En general la tecnología interviene en todas las actividades humanas.

La gente que usa tecnología con frecuencia debería saber las consecuencias que producen los desechos tecnológicos al medio ambiente y estimular las acciones que disminuyan el  efecto nocivo. La mayoría de los usuarios de estos equipos desconoce que incluyen agentes tóxicos, que al mezclarse con el medio ambiente causan daños a la salud.

La tecnología deja los desechos tecnológicos en manos del usuario, que no tiene capacidad para reciclar y cuya opción es acumular o botar en la basura.  A continuación presentamos 5 ideas para tratar los desechos tecnológicos:

1.Si el aparato funciona, véndelo, regálalo o dónalo para que pueda ser reutilizado.

2. Si ya no sirve, le puedes dar un uso pedagógico y donarlo a instituciones educativas, que pueden usar sus piezas para prácticas.

3. Algunos fabricantes de aparatos tecnológicos, ofrecen un servicio de recolección de sus productos cuando dejan de ser útiles, y recuperan las piezas electrónicas que pueden volver a utilizar.

4. Si al final se establece que el destino posible para el aparato es la basura, se debe desechar a través de los puntos limpios.

5. Si decides adquirir un aparato nuevo, revisa si el que tienes sirve o si solamente necesita una actualización o alguna modificación, para continuar las funciones previstas.

El uso racional y responsable de la tecnología incluye la aplicación de las 3 R: reducir, reutilizar y reciclar.  Nuestro comportamiento deja un efecto positivo o negativo en nuestra salud, en la de otras personas y en el medio ambiente.

Recuerda que pequeñas acciones generan grandes cambios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *